Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

ESCRIBIENDO SOBRE DEMOCRACIA

Escritos de Docentes y Estudiantes

democracia2 

Democracia, es más que votar

Por: Fredy Alberto Zapata Yepes

La votación es un acto importantísimo como señal de un grupo humano que se precie de ser democrático, pero algo de igual valor es la participación comprometida en los procesos comunitarios luego de la votación, no podemos dejar a las personas que elegimos solas para que hagan realidad nuestros sueños, por eso hacer uso del sufragio es un derecho al que accedemos para ser reconocidos como ciudadanos activos, pero también nos genera un compromiso de acompañamiento a las propuestas del líder al que señalamos en un tarjetón electoral.

Es muy fácil decir para que votar si esos de once o esos representantes de grupo no hacen nada, pero cuándo nos hemos preguntado ¿Cómo acompañé a la persona que valerosamente se ofreció como candidato? ¿Me comuniqué con ella para entablar acuerdos y sacar adelante sus propuestas?

Lo más cómodo de la democracia es votar y esperar a recibir los beneficios por los lograr que alcance el líder por el que voté, pero una verdadera actitud democrática va acompañada de una actitud participativa o al menos propositiva, sin dedicarme a realizar críticas señalando los errores de un ser humano que me representa, que trata que el sueño de la justicia alcance a toda la comunidad que participó en su elección, incluyendo los que no votaron por él o ella.

Otra valiosa actitud democrática es la escucha, pues es el conocimiento de la opinión o de las propuestas de otras personas la que me va a permitir tener un apoyo o una oposición basada en los argumentos, sin dejarme engañar de las ruidosas publicidades o convencer de las ideas sin sustento.

La democracia le ha permitido a los seres humanos caminar un poco más hacia la libertad y la justicia, es un acto de compromiso con los grupos a los que pertenecemos más allá de señalar en el tarjetón a una persona que me convenció con sus ideas.

 

Mi experiencia como Representante de Grado

Por: Samuel Franco Betancur: estudiante 5°

Cuando comencé el grado 5º me quise lanzar como representante de grupo, porque tenía ideas para mi salón, por ejemplo que todos los niños de mi grupo trabajáramos durante el año diferentes valores y así terminar el último año de primaria con un buen ejemplo.

Mi idea se llamó “El bus del honor” y consistía en trabajar un valor diferente cada mes, como el respeto, sentido de pertenencia, presentación personal, responsabilidad, entre otros, y aquel niño que más se destacara en el cumplimiento del valor sería premiado subiendo al bus del honor y serían los mismos compañeros y profesores quienes lo elegirían.

Con esta propuesta logré ser representante y fue así que quise esparcirla por todo quinto lanzándome como representante de grado, donde también fui elegido. En ese momento sentí mucha emoción por los sueños y expectativas que tenía y mucho entusiasmo por querer que el grado quinto terminara con broche de oro su primaria, destacándose por su buen comportamiento.

Con la colaboración de mi familia, y de los profesores, logré que esta idea se realizara.

Fue una gran responsabilidad, ya que debía preparar reuniones con los representantes de grupo cada mes y no descuidar mi estudio, al final fue de gran satisfacción ver como mis compañeros tomaron en serio esta propuesta y logramos, como lo había soñado en un principio, terminar la primaria dejando un ejemplo a los otros grados.

Recordando a Ituango

Por: Iván Fernando Gallo Machado. Docente 11°

Nada mejor y más importante que lo que uno diga o lo que uno proponga sea tenido en cuenta. Hace muchos años, más de treinta por cierto, estudiaba yo el bachillerato en Ituango, un pueblito en el norte de Antioquia, lejano de la ciudad al cual quiero con el alma ya que en el pasé los mejores años de mi vida, mi infancia y mi juventud. Decía que en aquella inolvidable época cursaba la secundaria en el Liceo Pedro Nel Ospina y mi relación con compañeros y profesores siempre fue de cordialidad, amistad y respeto. Aunque el ambiente escolar fue siempre agradable, a mí y a mis compañeros nunca nos preguntaban si queríamos que en el Colegio se hiciera tal o cual evento o actividad, bien fuera deportiva, cultural o académica.

Yo sabía que la mayoría de los profesores eran justos en sus decisiones y en su actuar como docentes, pero notaba también que de vez en cuando algunos procedían a su antojo y eso era “normal”, no nos podíamos quejar ante nadie, menos ante nuestros papás, pues para ellos los profesores siempre tenían la razón, y los motivos de cualquier bajo desempeño en alguna materia era culpa nuestra, y aunque casi siempre era así no faltaba uno que otro abuso.

A pesar de ser un ambiente agradable y familiar en el que estudiábamos, un paseo, una salida pedagógica, un evento deportivo, una presentación cultural o cualquier otra actividad que se presentara siempre era por decisión del rector o de los profesores.

Bueno, por fortuna estas vivencias de mi juventud en el bachillerato no afectaron mi desarrollo normal como persona, pero hoy como adulto considero que hubiera sido mucho mejor para el presente y futuro de mis compañeros y yo, si lo que pensábamos, decíamos o proponíamos hubiera tenido eco en quienes nos orientaban y nos formaban.

Hoy las cosas son distintas. En la sociedad, en las familias, en los colegios, los jóvenes aportan, participan, proponen, discrepan buscando mejorar las condiciones de su entorno familiar, escolar y social.

La conquista de esos espacios de participación no ha sido fácil para una sociedad como la nuestra, por eso es que los jóvenes tienen el deber y el derecho de apropiarse de ellos de una manera responsable. Considero que el respeto, la tolerancia, la justicia, la equidad y la ética deben estar presentes en todos los actos de nuestra juventud, ya que son los pilares para la construcción de verdadera convivencia en una sociedad civilizada y democrática.

Venga pues mi invitación a los muchachos y a las muchachas de mi Colegio para que sean protagonistas en las decisiones que se tomen en beneficio de todos, de modo que su vida, sea mucho más agradable que la mía en Ituango, hace más de treinta años.

einstein2

Ciudadanía en la Escuela: Un Camino Posible

Por: Henry López Saldarriaga. Docente 11°

“La democracia, entendida como el conjunto de instituciones diseñadas por la humanidad (…) para administrar sociedades complejas evadiendo los autoritarismos, es sin duda una ilusión del hombre. Pero no es la única”. Roll (2013)

La ciudadanía no es cuestión de pertenecer a un grupo social, ni de tener 18 años de edad o cédula de ciudadanía, tampoco es un asunto de representación política; estaría más en relación con el derecho de cada sujeto a desarrollar su proyecto de vida en medio de la diversidad, de un contexto social que respete y valore la diferencia en un espacio donde cada miembro goce de los mismos recursos de igualdad y oportunidad para acceder a unas condiciones de vida dignas. En este sentido cada ciudadano tiene el derecho y el deber de participar activamente en la toma de decisiones que le afectan, incidiendo en ellas a través de los mecanismos de participación ciudadana y de protección de los derechos humanos que otorga el Estado Social de Derecho.

Esta participación ciudadana implica el conocimiento y ejercicio de los derechos consagrados en la Constitución Política de Colombia de 1991 (CPC) ¿Conocemos la constitución política? ¿La ejercitamos? De nada servirán los actuales o antiguos acuerdos de paz o pactos entre partidos políticos si los ciudadanos no vivimos realmente la ciudadanía. Muchos autores concuerdan en decir que gran parte de la violencia política que nos ha correspondido vivir en el país, es producto mismo de la falta de uso y conocimiento de la CPC, como también de garantías reales por parte del Estado para avalar su cumplimiento.

Formar ciudadanos en la escuela es entonces uno de los caminos viables para propiciar la ciudadanía, en tanto es replica como institución de la organización social del Estado. La estructura escolar es idónea para ejercitar los derechos ciudadanos, dado su naturaleza de estar conformada por órganos decisorios a diferente nivel de los asuntos escolares en términos académicos, formativos y administrativos. De esta manera surgió en 1994 el Gobierno Escolar (GE), como una posibilidad de otorgar y motivar espacios de participación a toda la comunidad educativa.

De esta forma el GE propone unos órganos o instancias obligatorias para la institucionalidad escolar que permitan una organización con cierto equilibrio de las partes – división de poderes- , descentralización, desconcentración  del poder en la Institución Educativa (IE). Es un sistema que garantiza la participación de: Padres de Familia, Estudiantes, Docentes, Directivos, Egresados y Sector Productivo.

Sin embargo, a modo de análisis es posible señalar algunas diferencias significativas entre la estructura del GE y la organización política del Estado.

En primer lugar el Personero, órgano obligatorio; este en la IE es elegido por voto popular del estudiantado y su función es ejercida para todos los niveles, es un representante de último grado con el fin de que promueva y defienda el ejercicio de los derechos y deberes de los estudiantes consagrados en la constitución Política, las leyes, los reglamentos y el Manual de convivencia. Su función según la ley no es otra.

En la práctica política el personero es de carácter municipal, no es elegido por voto popular. Sino de una terna, es de libre nombramiento y toda persona que sea colombiana de nacimiento, ciudadano en ejercicio y abogado titulado, puede postularse para dicho puesto. A partir de 1995, los personeros son elegidos por el Concejo Municipal o Distrital de cada ciudad y municipio de Colombia, su función es la Guarda y Promoción de los Derechos Humanos, y la Vigilancia de la conducta Oficial, además de la protección del Interés Público. Es elegido para un periodo de dos años y puede ser reelegido.

¿Cuáles son las diferencias entre el personero municipal y el personero estudiantil?      ¿Cuáles son las consecuencias de estas diferencias?

De otro lado, en la realidad política de un Estado Social de Derecho- como el nuestro- el poder se encuentra divido en ramas para garantizar el equilibrio y el no abuso de autoridad, esto es, rama ejecutiva, legislativa y judicial; en tanto en el GE el  consejo directivo de una IE concentra los tres poderes, pues tiene la facultad de legislar, ejecutar y judicializar.

¿Por qué es importante la división de poderes?

¿Cuáles son los beneficios y consecuencias de la división de poderes?

¿Cómo sería una IE con desconcentración del poder, separación de poderes?

¿Se debilita la IE si existe la división de poderes?

En la práctica política del país no existe un concejo del orden nacional que concentre los tres poderes, al contrario, los concejos, son del orden municipal, elegidos por voto popular para un periodo de cuatro años y su parte del poder es la función legislativa materializada en acuerdos municipales.

De esta manera es posible continuar haciendo análisis entre los diferentes órganos vitales del gobierno escolar y la organización política del Estado, tarea que resulta conveniente y constructiva hacerla con los estudiantes.

¿Qué otra forma de organización podría tener la IE, si fuera posible y porque sería la conveniente?

Pensar el GE de forma crítica es participar en la construcción democrática de la ciudadanía y no debe ser solo el aporte de Ciencias Sociales y Filosofía, sino un pilar fundamental de todas los campos de formación de la IE, formar ciudadanos, es aportar a la ciudadanía, es el camino para que nuestros estudiantes ejerciten los derechos que detentan, para que sean protagonistas activos de su propio aprendizaje y de su comunidad.

¿Por qué participar y apoyar el Gobierno Escolar?

El Gobierno Escolar legitima la democracia al incluir la voluntad de los estudiantes por medio de sus representantes. Nuestros estudiantes deben ser ciudadanos que participen en cuestiones políticas, que reclamen y confronten al Estado exigiendo que dé respuesta a las necesidades e intereses en pro del bien común, ciudadanos que busquen la igualdad y la libertad, que cuestionen y enfrenten cualquier forma de autoritarismo o norma que no haya tenido origen o consenso en ellos mismos.

Referencias Bibliográficas

Ansaldi, Waldo (2000) .La temporalidad mixta de América latina, una expresión de multiculturalismo, en identidades comunitarias y democracia, Madrid, editorial trotta.

Oliveira, F.: «O que é Formação para a Cidadania», 2001, <www.abong.org.br>

Roll, David. “La Constitución de 1991: la última gran reforma política del siglo XX”. En: Un siglo de ambigüedad. Para entender cien años de crisis y reformas políticas en Colombia

 Democracia  Participativa

Por: Jorge Iván Marín Tabares. Docente 6°

Los Presupuestos Participativos son una herramienta de participación, mediante la cual los ciudadanos pueden proponer y decidir sobre el destino de los recursos y cuáles son los temas más importantes para vivir en comunidad.

El tema de la democracia participativa requiere de una enorme divulgación en estos precisos momentos, por supuesto no sin antes compenetrarse en la teorización para su comprensión y posterior traslado del manejo de esta categoría hacia las mayorías populares, porque son en sí las responsables de respaldar y poner en práctica ese modelo democrático. Es tarea de los estudiosos revolucionarios empaparnos del contenido de este esquema de participación ciudadana -al cual las oligarquías le tienen pavor- y después trasladárselo a las masas que son las que sufren las arbitrariedades de los gobiernos oligárquicos.

La Grecia antigua fue el  lugar donde se puso en práctica la democracia; aunque hay quienes afirman que los griegos sencillamente fueron los primeros en escribir y sistematizar las ideas sobre ella, pero que anteriormente ya había culturas prehistóricas que practicaban este tipo de ejercicio de participación en las organizaciones y decisiones importantes de los grupos sociales de esos tiempos.

En este momento la democracia participativa es de suma importancia porque se tiene la posibilidad de escoger nuestros representantes aunque el pueblo no participe de sus decisiones, delega su voluntad y luego no es tenido en cuenta en los asuntos más trascendentales, Por esa razón ese modelo de democracia ha perdido toda legitimidad, porque la tradicional clase política ha perdido credibilidad.

Aunque en Grecia solo tenían derecho al voto  los ciudadanos, los niños y las demás personas eran favorecidos con todas decisiones tomadas por sus gobernantes, con todos esos antecedentes de nuestra historia debemos ir introduciendo a nuestros alumnos en ese amplio conocimiento de la democracia participativa donde la reflexión, el diálogo y el respeto mutuo fortalezcan  la  convivencia en nuestro Colegio, permitiendo formar una cultura democrática, favoreciendo la comunicación ordenada entre los grupos y sus miembros, además de promover un verdadero ejercicio de los derechos de niños y niñas.

Si se quiere que en el Colegio de la U.P.B las opiniones y los derechos de los estudiantes sean tomados en cuenta, se debe delinear una secuencia de trabajo empezando desde la primaria. Si la secuencia está bien delineada, al cabo del ciclo escolar los alumnos serán capaces de sacar adelante una asamblea por sí solos, donde lo más importante es enseñar a votar, lo que implica una buena elección de los compañeros que  los van a representar.

escritor

Construcción de una Nueva Ciudadanía

Por: Isabel Cristina Peláez Vélez. Docente 5°

 “El ciudadano se construye para que la sociedad se transforme y ese proceso de construcción ciudadana es un proceso de transformación social.” Cepeda, M.J. 2004.

Las posibilidades son muchas hoy frente a la construcción de identidad y civilidad que busca la Constitución Política de 1991. Son nuevos espacios de participación ciudadana y comunitaria que queremos desarrollar los colombianos y por ende los estudiantes de nuestra institución. Permanentemente los estamos invitando a la construcción de esos espacios que hagan realidad a un nuevo ciudadano.

Aunque los estudiantes, la mayoría son apáticos a la formación política y a los temas de interés público, considero que el proyecto  ha cobrado vida  a partir del  ejercicio de participación y formación ciudadana que los estudiantes tienen cada año para el desarrollo de sus campañas electorales  y por ende de  su proyecto de vida. Han sido  autogestores y protagonistas  del  cambio social en la realidad que los circunda.

La Institución cuenta con los espacios de participación y la formación integral necesarios para hacer posible el sueño de  construcción de un nuevo Colegio, una nueva ciudad y un  nuevo país, desde el ejercicio cotidiano de la democracia escolar.

 

Formación de Cultura Ciudadana

Por: Isabel Cristina Peláez Vélez. Docente 5°

 El que hacer docente me rodea de personas verdaderamente grandes e inteligentes. Juntos descubrimos un mundo lleno de experiencias gratas y acogedoras. Todos somos muy diferentes: mis alumnos, sus familias, mis compañeros de equipo… colegas;  en fin, somos todo una diversidad en un mundo escolar complejo;  estamos dotados de varios niveles de desarrollo, niveles de conocimiento, tipos de personalidad, diversidad de expectativas, intereses, gustos, motivaciones y un sin número de deseos que no terminaría de expresarlos por lo complejo que somos.

Inicio con un interrogante  acerca de mi función social: ¿Qué nivel de sintonía tengo con la diferencia? Interrogante que me lleva a dejar que los estudiantes sean ellos mismos, igualmente me permite la búsqueda de su identidad en el reconocimiento de sus diferencias.  Acepto los nuevos paradigmas y retos que me plantea la Educación y la consolidación de mí propuesta de formación  en el proyecto de vida de los educandos.

“Se estudia para ser alguien en la vida”. ¿Y es que la vida comienza en el futuro? Adagio popular que por mucho tiempo perduró en nuestra formación y que hoy es válido interrogarlo, debido a la complejidad del mundo y a la velocidad del cambio a la que nos vemos enfrentados.  Hoy nuestros alumnos demandan necesidades e intereses para el hoy y para el mañana, proyectos que los lleve a pensar en aprender a comprender, conocer y descubrir el mundo que los rodea, que les despierte la curiosidad intelectual, les estimule el sentido crítico y les permita descifrar su propia realidad en su entorno de convivencia social.

No  podría ser de otra manera, si pensamos que es el hombre el que puede afrontar la tarea del mejoramiento de la calidad de vida. Y si recae sobre él semejante reto, ¿podrá enfrentarlo sin las herramientas necesarias y adecuadas? Pero cuáles son esas herramientas, sino su propia esencia humana desarrollada en lo máximos niveles.

Se evidenciaría de manera concreta en la formación de un hombre y una mujer cada vez mejores dotados intelectualmente, más habilitados para vivir en un mundo complejo, más capaces de crear condiciones de progreso, más inclinados a la convivencia, la tolerancia, el respeto por la diferencia. Un hombre y una mujer cuyo comportamiento esté regido por valores éticos. Un hombre y una mujer capacitados en todo caso, para propiciar un mundo en el que las condiciones de vida, sean para todos, medios adecuados para una existencia digna y feliz, un mundo con un desarrollo equitativo y sostenible.

¿Qué más incluye dicha  propuesta?  He aquí un buen interrogante que me permite construir respuestas que aún estoy definiendo.

Hay un imperativo que las circunstancias actuales señalan a la educación en su función social y es transformar el modelo educativo existente por uno que se ajuste a las exigencias contemporáneas y esté en capacidad de formar personas y naciones competentes de acuerdo al nuevo orden local, regional, nacional e internacional. Su virtualidad democrática  se extiende no sólo afuera de la escuela, para crear ciudadanos participativos que puedan visualizar y reconstruir el tejido social, sino hacia adentro al ayudar a la plena realización de los derechos y deberes de los actores escolares, así como a la posibilidad educativa que rebase la mera relación pedagógica.

Esto supone ser tolerante frente a la   incertidumbre en que nos ubican estas medidas, las cuales apuntan a la creación de nuevas formas de organización escolar, de gestión escolar, de articulación con el sector productivo, y de planteamiento de estrategias de creación de nuevos ambientes de aprendizajes, en los que se pueda acceder a una educación pertinente y significativa, que respondan a los requerimientos de la persona, de la comunidad y a satisfacer sus necesidades de vida.

Espacios de construcción  con sentido en este nuevo siglo,  que posibilite no sólo el desarrollo del conocimiento, sino que permita que el individuo, hombres y mujeres se formen como seres colectivos y construyan ciudadanía a través de las relaciones espirituales, éticas y morales que se generan en la interacción con los demás.

El proyecto de Gobierno Escolar permite formar y desarrollar habilidades y competencias en los estudiantes hacia la de construcción de una nueva cultura ciudadana, donde se asumen diversos roles y se les va formando hacia la adquisición de habilidades individuales y sociales como condiciones básicas de convivencia social y que se van construyendo alrededor de nuevos ambientes democráticos.

Espacios de vida en donde la heterogeneidad es la herramienta clave, la cual es necesario transferirla siempre al trabajo con los niños, en lo que tiene que ver con la “aceptación de la diferencia” y específicamente en el trabajo colaborativo, donde en equipo se aprende a Conocer, se aprende a Convivir, se aprende a Hacer y se aprende a Ser; cuatro competencias básicas en las que nos movemos permanentemente hacia la construcción de los Nuevos Espacios de Formación; igualmente, el trabajo colaborativo les permite descubrir el sentido de la solidaridad, la cooperación, el respeto por el otro, la escucha en medio de divertidas escenas de enfrentamientos que ellos mismos a través del animador tratan de solucionar, buscando alternativas para mejorar cada vez más su cooperación y compromiso en el trabajo en  equipo.  Es allí donde se forma la capacidad de escucha, de análisis, de reflexión y el manejo de conflictos, el cual es fundamental hoy en nuestra patria Colombia.

Apostémosle a esta propuesta, siendo constructores y protagonistas de los procesos de innovación, en cuanto produzca y gestione nuevas relaciones sociales y escolares en los estudiantes, hacia la formación de una cultura ciudadana.

Referencia Bibliográfica

PETER, Senge y otros. Escuelas que aprenden. Las Fuentes de la Quinta Disciplina. Un Manual de la Quinta Disciplina para educadores, padres de familia y todos los que se interesen en la educación. Colección Vitral. Grupo Editorial Norma. 2002.

Representante de grupo: un amigo del aula

Por: John Jairo Ospina Gallego. Docente 7°

Al iniciar un año de clases, nos encontramos con seres que tal vez nunca habríamos conocido si el destino no los presentara en nuestras vidas, pero ya están allí y es hora de conocerlos. Observamos las diferentes filas del primero hasta el último, cada una de sus caras y expresiones e intentamos identificar aquellas que nos acompañaran en las diferentes actividades institucionales del grupo. Coincidencial e inevitablemente el líder del grupo siempre es aquel de mayor actividad y dinámica, es aquel que habla y expresa sus ideas sin pena ni temor, siempre se identifican por su deseo de mejorar las situaciones positivas y/o negativas que presenta el grupo. Cuando descubrimos aquellas características en algunos de ellos los convertimos en nuestros estudiantes incondicionales, personas que nos acompañan en la consecución de metas grupales, líderes que representan el ideal bolivariano, por eso, cuando estemos frente a nuestro grupo busquemos a nuestro amigo(a) del aula.

¡Vamos a participar!

Por: Felipe Rojas Ramírez. Docente 11°

Es común escuchar a diario hablar en nuestro país de corrupción, de secuestro, maltrato, acoso, injusticia, impunidad, concentración de la riqueza y el ingreso, baja capacidad de ahorro, baja competitividad, desequilibrios regionales, desempleo, economía subterránea, ineficiencia del sistema financiero, déficit fiscal, pobreza, no futuro de la juventud, desinformación, concentración del poder, ausencia de una verdadera democracia y debilidad, ausencia y complicidad del Estado, etc. (Javier Giraldo citando a Amaya 2000: 20) apreciaciones que comparto enormemente con dicho autor y que “¿quién podrá juzgar?…y yo respondo: Habrá de ser el pueblo” (Locke 2006: 231); pues, es el pueblo el que tiene en sus manos un poder enorme, pero del que no se ha podido dar cuenta, quizás por su falta de educación, o por la misma pobreza en la que se ve sumida; ya que en los gobiernos democráticos el pueblo es el que elige y es el que da el poder a través del voto.

La gran mayoría de los Colombianos no confían en los políticos, en los gobernantes, quienes dirigen el timón de este barco llamado Colombia; pero esto no es gratuito, son muchos los casos de corrupción de quienes nos gobiernan o gobernaron, (cartel de la contratación, proceso 8000, Yidis política, para política, entre otros) y ello se ve reflejado en el  marcado abstencionismo, que desde hace muchos años, viene superando el 50%;; “las relaciones, la sociedad y la economía se mueven […]por la confianza y el no tenerla pone en peligro la integridad del sistema” (Ospina, citado por CEC, 2004: 46); por eso es necesario, que desde la Escuela se recupere esa credibilidad que perdieron nuestros gobernantes, que aprendamos a elegir, pero a elegir bien, ya que si tu no tomas estas decisiones tan importantes otros lo harán por ti, y es la escuela a través  del Gobierno Escolar la llamada a realizar en Colombia esas transformaciones que todos necesitamos. La invitación es que seas consciente de lo importante que significa elegir, que asumas una postura crítica pero responsable, te invito a construir y no a destruir, pero a construir en equipo; ahí está la clave de un mejor colegio, de una mejor ciudad… de una ¡Colombia en paz!

 

LA DEMOCRACIA

Por: Rafael Aguirre Guzmán. Docente 3°

Las ideas que nos gobiernan en una democracia deben ser planteadas en beneficio de la comunidad, del bien común y no solamente como respuesta a los intereses  de los políticos de turno o a los grupos económicos que ostentan el poder.

Los representantes en una democracia son el reflejo real de la voluntad del pueblo, son los responsables de llevar a la realización los proyectos de la colectividad; por lo tanto los representados deben hacer seguimiento dinámico para evitar metamorfosis cuando ejercen el poder.

No siempre las decisiones tomadas por la mayoría por medio del voto son las mejores, existen herramientas que contaminan dicho proceso, es necesario crear un ambiente favorable donde reine la transparencia, la verdad y la dignidad de las personas que realizan dichos actos.

 

untitled

¿La Mediación en el Marco del Gobierno Escolar?

Por: Martha Idolia Londoño Echeverri. Psicóloga

La Mediación Escolar es un mecanismo de apoyo para solucionar posibles conflictos surgidos entre miembros de la Comunidad Educativa. Como estrategia formadora y pedagógica ayuda a fortalecer los procesos en el marco de la legalidad, sin desconocer la filosofía y aplicabilidad del Manual de Convivencia, basados en el modelo pedagógico Comunicativo-Relacional del Colegio. Es confidencial y logra acuerdos de solución con la ayuda del Mediador (soluciones perdurables). Humanizar el conflicto, bajo el signo del respeto, es una de nuestras metas.

ü  Surge como prototipo en  las ciencias sociales toda vez que refuerza procesos de socialización entre los estudiantes y demás miembros de la comunidad educativa.

ü  Instrumento alternativo para el fortalecimiento de los procesos en la formación de líderes.

ü  Los estudiantes, al proclamarse como candidatos, antes de la elección, han demostrado agrado y deseo de trabajar por sus compañeros y compañeras, además de manifestar compromiso con la Institución.

ü  Los miembros del Gobierno Escolar, al ser elegidos, ya presentan un grado de aceptación  y credibilidad dentro de  la comunidad educativa.

ü  Dinamiza la participación de los representantes del grupo al convertirse en multiplicadores pacificadores.

ü  Los representantes de grupo viven, de forma cercana, los conflictos que surgen en la cotidianidad dentro de sus aulas con docentes, estudiantes y, en ocasiones, con los padres de familia de sus propios compañeros y compañeras.

ü  Por ello, los representantes estudiantiles pueden regular situaciones de afrontamiento sencillas que se puedan presentar en su momento, en el ámbito escolar o, en su defecto, canalizar la intervención a través de un superior o de un docente mediador.

ü  En caso de presentarse el bullying o acoso escolar, de forma directa o a través de las redes sociales, son los líderes estudiantiles un dispositivo cercano de información a sus superiores, permitiendo su pronta intervención.

ü  Los representantes de los grupos, contribuyen a ejercer acciones preventivas ante situaciones de conflicto que deterioren la sana convivencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: